Tu Vacío

tu-vacio-01

El veinte cinco de septiembre te invoco, Gra un ramo de humanidad no mi nana, mi abuelita y un refugio terrenal. No Graciela, sino Gra’ por corto y por cariñoso un mantra que despertaba el bien en todos nosotros. Eras: maga del mejor caldo señora de gestos mansos manto tibio sobre mis rodillas de dolores y espasmos. Uva: oscura y acuosa de dermis brillosa y encima de cuya cabeza revoltosa danzaban hirsutas unas canas impetuosas. ¡Oh, santa supersticiosa! ¿por qué de las quinielas fuiste viciosa? ¿cómo explico tu perenne soltería?… ¿dudosa? Murió Gra ciega y truncada cuando de mi patria estuve exliada de recurso me quedó -inútil- este poema para cantarle un adiós…

Para leer más ¡Cómpralo Aquí!